sábado, 8 de diciembre de 2018

Frutos





Imagen relacionada





                                          
   Leandro se pasaba las noches en vela dándole vueltas al proverbio, "obras son amores y no buenas razones", a cuento de darle sentido a su vida conquistando a Clotilde, muchacha casadera y de buen ver con unos marjalillos de árboles frutales en la villa.
  Leandro no hacía mucho que había enviudado de sus primeras nupcias, y quería rehacer su vida matando la soledad que le embargaba en los crudos días de invierno, amén de buscarle protección y cobijo a los dos retoños que había engendrado.
   Pero no las tenía todas consigo, tanto por parte de ella, que era muy cauta y quisquillosa, como por él mismo, que de la noche a la mañana le había brotado un raro bulto harto desagradable en el labio superior  tan voluminoso que no podía juntar los labios para comer o saludar a otra persona dándole un beso.
   Tanto es así que se pasó una larga temporada visitando a los mejores especialistas del ramo gastándose todos los ahorrillos, teniendo que pedir préstamos al banco e incluso al usurero del pueblo, y cansado de tan engorroso trajín con las idas y venidas, no pudo aguantar más, y tomó la decisión ya amasada en su psique de declararse a Clotilde, que venía de vuelta con un novio que la abandonó ante el altar con todos los familiares y amigos acompañándola en la ceremonia, habiendo tomado la decisión de desentenderse de cualquier tipo de vínculo o ataduras que se le pusiesen por delante, y no le hizo ningún caso.
   Un día, coincidieron en la fiesta de unos amigos comunes, y Leandro, algo encendido y lanzado se tiró al ruedo de la pista suplicándole un baile, a lo que ella se negó turbada alegando que tenía fiebre.
   Leandro, contrariado se sentó al lado de una amiga suya, y empezó a tirarle los tejos sacándola luego a bailar con suma ternura, lo que apaciguó la fiebre de Cloti pero se le dispararon los celos. Al cabo de un tiempo, después de tomar varios güisquis volvió Leandro a hablar con CLoti para invitarla al baile, accediendo con un fuerte temblor de piernas que no podía mantenerse en pie hasta que cayó rodando por la pista abrazándose Leandro a ella, y allí estuvieron abrazados hasta que la orquesta interpretó la última canción de Sabina, " Fue en un pueblo con mar,... y nos dieron las diez y las once, las doce y la una, las dos y las tres"...
   Por su fruto lo conoceréis...           

       

miércoles, 21 de noviembre de 2018

SER O TENER


Resultado de imagen de un avaro


   
  
                                                                  
  

martes, 6 de noviembre de 2018

JAZMÍN



Resultado de imagen de planta con jazmines


                                                                    
                                                                   
  

   Las flores del campo eran la pasión de Engracia, tanto es así que se derretía cada vez que asomaba mayo todo florido y hermoso, emborrachándose sus sentidos tanto del cuerpo como del alma.
   Pasaba las noches en vela en el balcón haciendo de vigía, con objeto de que no le robase las aromáticas querencias ningún desaprensivo amparándose en la oscuridad o incluso la misma luna, o menoscabasen lo más mínimo los arrebatos emocionales que sentía con los perfumados efluvios del jazmín, quedando transida por tan sublime incienso hasta el punto que no sabía cuándo es de día ni cuándo las noches son.
   Y en esas andaba autocomplaciente Engracia cuando Rosendo, después de un día agotador realizando los más variados quehaceres regresaba a casa, y conforme caminaba cortó un ramito de jazmines para Engracia frotándose las manos convencido de que la sorprendería sobremanera imaginando que caería rendida a sus pies, y se le hacía la boca agua rumiando tales presentimientos, y no pensaba en otra cosa que no fuese el embeleso que le aguardaba tan pronto estuviera en su presencia, y tarareaba sugerentes canciones y estribillos de primavera exaltando las bondades del campo cubierto de flores multicolores y su poder embriagador, mientras cruzaba incansable trochas y veredas.
   Los murciélagos en la recién entrada noche planeaban desquiciados por los aires revoloteando como camicaces por entre oscuros y envenenados espacios, así como algún que otro abejaruco o búho que resoplaba quedo en las ramas de los árboles.
   La noche estaba serena, ofreciendo su mejor rostro, una impecable calma chicha en aquel ancho mar, parecía como si la atmósfera y la naturaleza presagiaran el apoteósico recibimiento que le esperaba a Rosendo tras los juguetones y confiados pasos que daba por el áspero camino.
   De vez en cuando miraba de reojo la manecilla del reloj, ansioso por llegar a su encuentro y desembuchar en brazos de la sensible y despierta Engracia el ramillete que con tanto sigilo traía, pendiente en todo momento de que no se torciera o deshojase antes de llegar a su destino.
   Cuando arribó las luces estaban a media luz, como si Engracia quisiera abreviar, haciéndolo todo más sencillo, íntimo y acogedor. Sin embargo el chucho hacía raros aspavientos con las orejas y daba nerviosos ladridos, como si no reconociese a Rosendo en aquella noche tan extraña, y cuando ya por fin atisbó a Engracia en el salón, se encontraba con los ojos medio cerrados y cara de pocos amigos y los rulos impregnados de copiosa cosmética en el pelo, advirtiendo su indiferencia al volver la espalda mientras Rosendo, todo amable y solícito, le hacía entrega del oloroso obsequio, un pequeño detalle en línea con el dicho popular, dígaselo con flores, con la esperanza de acrecentar el amor y afecto mutuos, y al olerlo Engracia casi subrepticiamente, ni corta ni perezosa soltó un exabrupto como la copa de un pino, exclamando, "huele a mierda".
   Rosendo se quedó sin aliento, no dando crédito a lo que veía, pues las cañas se volvían lanzas, viéndose obligado a hacer la vista gorda para evitar males mayores, reaccionando como si nada hubiese acaecido o no fuera con él.
   Cuál no sería el estupor, acostumbrado como estaba a verla venir la mayoría de las noches con su blanco y sensual ramillete de jazmines en el pelo presumiendo del florido engalanamiento, siguiendo el guión de la madre natura expandiendo envidiables esplendores y hermosura refrescando la vida, y aliviando las calenturientas noches del augusto y lento agosto.
   Quizá rememorase Rosendo en tales coyunturas la escena del paraíso bíblico, cuando la serpiente, un tanto altiva y pizpireta, aparece sembrando el desconcierto entre la pareja con la mordida por mor de la puñetera manzana de cuyo árbol no quería acordarse.
   Hay amores que matan, y perfumes que con incoherentes desplantes acaban con las mejores intenciones y las buenas costumbres, pues ya lo dice el refrán, "a caballo regalado no se le mira el diente", y no digamos si es un pura sangre, y menos aún pura esencia de jazmín.
   

               
  


domingo, 28 de octubre de 2018

Escritura en acción en los jardines de la Cueva de Nerja



Resultado de imagen de jardines de cueva de nerja




                            Jaimito hiperactivo.
   Con la galbanitis que le entró a Jaimito de repente, no sabía cómo actuar ante tan extraño suceso, no pudiendo digerir el hecho de haber sido invadido tan tontamente por semejante corriente, fuera a todas luces de sus conocimientos y expectativas por mucho que se esmerase o le cambiara el cerebro.
   La semana anterior, sin ir más lejos, había acudido a un centro rehabilitador para tratarse la "hiperactividad", pero las atenciones recibidas, sabios consejos, masajes y demás ejercicios que llevó a cabo en las diferentes sesiones encaminadas a aliviar aquellos raros embolaos y desbordamientos de sangre rebelde que le azotaban de poco le sirvieron, ya que los hiperactivos ramalazos persistían con mayor ahínco si cabe, amordazándole sin piedad, impulsándole a dar saltos de rana o botes como una pelota por bulevares y callejuelas, oscilando su cuerpo como el péndulo de un reloj.
   Ahora se encontraba inmóvil, silente, dormido, yaciendo como un muerto, y alarmaba a familiares y amigos por temor a que fuese muerte súbita, ya que apenas respiraba, estando todo su cuerpo como una balsa de aceite, incrustándose de golpe en sus texturas una caterva de insectos voladores, que con el fuerte viento calentón fueron transportados probablemente descompuestos a tan rico panal a saciar el hambre.

2- Sin gafas y a lo loco.
   Lo tenía a mucha honra, y hala, se decía, ancha es Castilla, soñando con crear universos y más universos. Cogía y se ponía a pintar sin gafas y a lo loco intentando rivalizar con Velázquez, que por cierto le quitaba el sentido, haciéndolo todo por intuición.
   El proceso creativo no le había ido mal hasta la fecha, ya que había ganado no pocos concursos de pintura espontánea al aire libre allí donde había participado, ante el asombro de propios y extraños, pintando sin gafas (cuando no veía ni dos en un burro) y saltando como un simio, locamente.
   Esbozar los colores a lo loco le fascinaba enormemente, toda vez que llegado a ese estadío gozaba más que un niño chapoteando en los charcos.
   Hay que reconocer que no era para menos la hazaña, admitiendo que la creatividad en el fondo es un mar de locuras sin tregua, saltándose la lógica, lo trillado, y volar por los más exóticos picos o vericuetos atravesando pensamientos vírgenes, dejándose llevar rumbo hacia nuevos e inciertos mundos, paraísos virtuales entre las galaxias o el espacio exterior, siendo el leivmotive de incontables ríos de vena creativa, que serpentean alegremente por las majadas y oteros del cerebro, embaucando a todo bicho viviente, incluso a las fieras y aves del entorno con las ensoñaciones, así como a los aborígenes que van tal como los trajo Dios al mundo por tales parajes buscando algo que echarse a la boca, escarbando en las raíces de la tierra y de los árboles, buscándose la vida como cualquier hijo de vecino...

3- El bolso.
    Andrés venía del cortijo con unos amigos de meterse entre pecho y espalda unas ricas migas con los correspondientes tropezones y caldos, cuando al entrar en la autovía conduciendo avistó un objeto sospechoso colocado con sumo cuidado en la orilla de la vía, parecía un bolso de señora, llamando poderosamente la atención a todos los viandantes, y más aún por hallarse no lejos del lugar un vehículo estacionado con el motor en marcha, como si estuviese pendiente de lo que ocurriera, por si se acercaba alguien a recogerlo, dando no poco que pensar.
   Se podía elucubrar en semejante trance que contuviese en su interior pólvora con gran variedad de tornillos y utensilios contundentes para hacer el mayor daño posible, con un cable adosado al núcleo del artefacto para explosionarlo a distancia justo en el momento en que alguien se aproximara, o bien que hubiese estupefacientes del mundo del crimen allí abandonados por la presencia inminente del cuerpo policial.
   El misterioso bolso sembró el pánico causando no pocos quebraderos de cabeza, aunque hay que cantar victoria, dado que finalmente no hubo ninguna explosión que acarrease pérdida de vidas humanas, así como el respeto del medio ambiente, no sacrificando despiadadamente ingenuas lagartijas, o hileras de hormigas pateando caminos realizando sus labores de almacenamiento para el largo y duro invierno.     
                       








miércoles, 10 de octubre de 2018

Máster




Resultado de imagen de alumno preparando el master
  

   No soportaba Leo por más tiempo el aire viciado que respiraba, sintiendo una gran inquietud por cambiar su vida y enriquecerla con estimulantes aromas, liberándose de las indolentes cadenas del adocenamiento.
   Según maduraba en su discurrir cognitivo fue abriendo caminos, tejiendo sueños, llegando a desvelar las tripas del máster, que viene del latín  magister, "maestro", y el adverbio magis"más que". Tales hallazgos le llenaron de luz y aportaron muy buenas sensaciones, ayudándole a crecer en autoestima y sabiduría, pudiendo saborear algún día sus mieles.
   Sin embargo el vocablo ministro, que viene del latín minister y el adverbio minus, "menos que", tenía el significado de sirviente entre los romanos, el que realizaba los servicios públicos.
  Pareciera que en el travieso mundo en el que vivimos los intereses creados no durmiesen azuzando a las criaturas e incluso a políticos de distinto signo, declarándose en rebeldía acaso por amor propio o por complejo de inferioridad cayendo en la hoguera de las vanidades, provocando otra revolución de los claveles con la esperanza de sacar tajada de la ciencia engordando su currículo, y pasar a la historia como ilustrados del siglo de las Luces haciendo tesis, tesinas o másteres, dispuestos a dar un golpe de estado cultural subvirtiendo la Universidad con tal de convertirse en sabios ante la galería por un día, el de la lectura, dejando en la estacada a los sufridos aspirantes que, con el sudor de su frente, pelean en buena lid por lograr un estatus social acorde con los méritos, porque ya lo dice el proverbio latino, "quod natura non dat, Salmantica non praestat".           
   No aceptaba Leo que pusieran puertas a su campo, quería pilotar la nave cultivando lo que le pluguiese, inclinándose finalmente por el máster para opositar al Cuerpo de Funcionarios del Estado.
   Era el primer paso en firme que daba hacia la meta soñada, abonada por unos sólidos principios y ansias de superación. No obstante para embarcarse en tamaña empresa, tuvo que consultar no pocas ofertas universitarias, matriculándose en el que le facultaba para su interés prioritario, el conocido CAP, es decir, Certificado de Aptitud Pedagógica, ahora denominado tal vez por esnobismo con el anglicismo máster, enfocado hacia la enseñanza.
   El enriquecimiento de su espíritu con sustanciosas lecturas de escritores salpicadas de notas solidarias, coadyuvó a que se despertase en él una gran predilección por el altruismo, y en su afán por abrirse a los demás le llevó a hacer los más diversos eventos y labores que implicasen entrega o ayuda, compartiendo los mejores bocados y manjares aprehendidos en las parrillas sociales y culturales.   
   Unas veces deambulaba de un lado para otro un tanto desconcertado, otras, se movía por las redes interviniendo en foros como face book o Instagram, no olvidando que el ser humano está condicionado por el yo y su circunstancia. 
   Las acuciantes llamadas a la puerta de su conciencia le fueron empujando al ámbito de la docencia, estando dispuesto a realizar el máster con suma honradez, no contagiándose de las arritmias o artimañas reinantes consciente de que corrían malos tiempos para la lírica, al haberse degradado la investigación una barbaridad, entre otros motivos por haber caído en el más descarado nepotismo más de un barítono, investigador o ingenua voz blanca utilizando las malas artes.
   El máster en sus comienzos rezumaba candor, una suma excelencia, era como un espejo donde se miraban los futuros doctores, que se esforzaban al máximo en los quehaceres discentes, sabedores de que tenían que sudar la gota gorda para ello manejando manuscritos o papiros y no pocas fuentes, manuales o separatas de los más eximios doctores para absorber los saberes y redactar su ópera prima, subiendo o bajando por los eruditos peldaños de la intelectualidad humana con dignidad.
   Leo estaba dispuesto al reto, a sabiendas de que debía partirse el pecho para merecer  tan alta condecoración, elaborando unos estudios científicos con razonada metodología para figurar en los anales universitarios como una mente privilegiada, que se ha entregado en cuerpo y alma a la investigación, sorteando múltiples escollos para penetrar en el sancta sanctorum de lo erudito, y disertar en tales púlpitos, accediendo por la gracia de la ciencia a tan preclaros círculos, que tan lejos se hallan de la mayoría de los mortales, ya que para degustar tan exquisitos licores se precisa una esmerada formación humanística.
   Una vez instalado en semejantes cumbres se puede tocar el cielo del conocimiento con las yemas de los dedos acariciando su vientre, así como los ojos, boca y latidos sapienciales, procurando no llegar a bailar salsa como un ilustre científico por haber hecho un descubrimiento, y contemplar con sosiego el bombeo de su corazón en diseño 3D.
   A Leo, que tenía un envidiable currículo académico, le tocaba ahora ponerse el traje de faena y escarbar en las raíces del árbol de la ciencia, pasando hojas y más páginas de manuscritos, analizando conclusiones y parámetros de simposios y memorandos, bebiendo en las más variadas fuentes medievales, renacentistas o barrocas intentando sacar lo mejor de cada una, subiendo y bajando con entereza andamiajes o podios al borde del precipicio en pos de sus sueños.
   El prestigioso juego de atesorar racimos de ciencia y luego exhibirlos en los más distinguidos cenáculos académicos era lo más imperioso para Leo, cuando de repente detecta el primer desencanto, al sentirse ninguneado por los medios, cuando el rocío madruguero invadía los campos, cayendo sobre los tiestos de los geranios y testas de los políticos de turno delatándose su aciaga conducta, los maquiavélicos procederes en los que se veían envueltos, dando pie a que se resquebrajasen los cimientos de la investigación así como los grados académicos, anegándose el Paraninfo de la Universidad de impresentables corrientes por mor de la picaresca, haciendo agua por los cuatro costados las esencias del Máster, yendo a la deriva lo que con tanto ahínco y mimo había hilvanado.
   Se precisaba que un piloto o cátedro de peso empuñase el timón de mando y anunciase al campus universitario su pronta regeneración, libre de componendas o raras mezquindades acarreadas por la hambruna de titulitis de algunos servidores políticos locos por acaparar galardones sin más, por lo que debía cuidarse muy mucho Leo de no caer en la tentación participando en envenenadas rifas de feria que le torciesen el rumbo, después de la que estaba cayendo, cuando algunos doctorandos fueron pillados in fraganti relamiéndose de gusto por creer que habían llegado a la Tierra Prometida de los Siete Sabios de Grecia.
   Leo tenía que permanecer ajeno a los cantos de sirena para no ser, cual otro ninot de las fallas valencianas, pasto de las llamas.  
   Lo más sensato será ir vestido de limpio, dejándose la piel en cada página, pespunte o zurcido del máster, y de esa guisa salir, como los toreros en tardes apoteósicas, a hombros por la puerta grande cantando el himno universitario, Gaudeamus igitur (Alegrémonos pues...).  
  
   Posdata. Será el último máster que haga -farfulló Leo entre dientes.
   
           
                        




viernes, 14 de septiembre de 2018

Poder






Resultado de imagen de imagen de poder


El travieso refranero ofrece todo un abanico de posibilidades o enfoques a gusto del consumidor como, "no hace daño quien quiere sino quien puede", en un mano a mano con "el querer es poder", lo que ilumina en parte el camino a seguir en lo que nos ocupa, no echando en saco roto que las siete maravillas del mundo humano son: PODER ver, oír, tocar, probar, sentir, reír, y lo más sugestivo, amar, evitando dar bandazos o alimentar dudas al respecto cobijándose bajo la omnipotente sombra de Poder.
   Es vox populi que el poder reside en la mente. Y, sopesando los pros y los contras de el querer es poder, cabe señalar que son dignos de elogio los casos de entrega, ahínco o amor propio de las personas en pos de un ideal, y, transigiendo con tales limitaciones u oportunas llamadas al orden, coger el toro por los cuernos y ponerse manos a la obra, con un bisturí a medida y unas gotitas de talento a buen seguro que se desvelarán todas las arrugas o secretos destellos que hierven en el interior de Poder.
   La piedra filosofal para la transformación de la mente se sustenta, pese a todo, en los pilares del "querer es poder", construyéndose una mixtura de voluntad, intención y fuerza de la mente que se conjuran entre sí, jugando un papel primordial en la elucubración cerebral, aunque sin minusvalorar las filosóficas coyunturas del yo y mi circunstancia.
    Lo mismo que sucede con el entrenamiento físico de los cuerpos que fortalece los músculos, el mental modula los efluvios del cerebro en la dirección que se desee, y de esa guisa potencia los diseños de felicidad, armonía o empatía u otras facultades que se persigan.
   Al perforar los estratos genealógicos del pensamiento aflorarán el ADN y las pertinentes jerarquías con todo su séquito, los golpes de vida o calor que el mismo vocablo atesora en su disco duro, que descascarillándolo se desglosará del siguiente modo, P de patrimonio, O de oro puro y duro, D de demonios o dinero negro, E de energía renovable y sostenible, y R de recursos humanos o renta per cápita, acordes con los más estrictos parámetros divulgados por los clásicos en sus obras a través del epígrafe, poderoso caballero es don dinero.
   Si partimos de algún hito o punto álgido para urdir los hilos de la trama mental, como si de un puzzle o tragedia griega se tratase, se podría principiar por los vaivenes o tesituras que amasan los pensares a través de los medios, las redes sociales o la parafernalia rebañando en sus platos los esbozos no confesados, aún vírgenes, subsanando las arbitrariedades con sazonados y robustos argumentarios.
   Terencio encendió el ordenador como de costumbre con objeto de encontrar algún rastro de MC en el mastodonte facebook, pero no había internet en esos momentos, cayendo todo su gozo en un pozo, y con las mismas, frustrado en lo más hondo de su ser, se dirigió a una agencia de viajes a probar fortuna, sacando un pasaje de avión rumbo a lo desconocido, a una isla desierta y remota.
   Llevaba un bloc de notas para escribir las avatares que ocurriesen por aquellos mundos, y reflejar sin rubor en el frío papel las fervientes ansias por besar y abrazar a MC, haciendo hincapié en que no le importaría convertirse en rana, una ola marina o ave, buscando por tierra, mar o aire su rastro si al final arribase a buen puerto.
   Al cabo del tiempo, Terencio, hastiado de navegar por oscuros paraderos en vano, se encomendó al Todopoderoso, empezando a hacer dura penitencia, pidiendo perdón por las torpezas o tropelías que hubiese cometido consciente o inconscientemente, encontrando sorprendentemente la absolución de manos de un misionero que acababa de zarpar en la isla para propagar la fe, y cristianizar a los indígenas que aún vivían felices en aquella selva salvaje con tintes paradisíacos.
   El sacerdote aparentaba ser un desahuciado de la mano de Dios por el andrajoso atuendo que llevaba, mas le echó la bendición con no poca fe y bastante parsimonia, ocurriendo a renglón seguido lo más esperpéntico que imaginarse pueda, cuando de pronto se dan cuenta de que le roba a Terencio la cartera, donde llevaba escritas todas las aventuras y pensamientos más genuinos que le habían brotado por aquellos diseminados islotes.
   Como el poder ciego y embrutecido por la plata no deja ver, se apeó de él alegremente, y se centró en el de la mente, que es transparente, procurando no topar con el poderoso caballero o adláteres, que tiran por la calle de en medio haciendo trampas, más pobre al pobre y más rico al financiero.
   Un buen día se fugó de la isla disfrazado el misionero, huyendo con nocturnidad y alevosía en una sofisticada lancha de alta gama llevándose consigo todo lo que había redactado Terencio, y más tarde le dio vida publicándolo en un libro, y cuál no sería su asombro cuando le comunica la editorial que se había hecho escandalosamente millonario por la venta del libro, que llevaba por título La isla de oro o Poder de la suerte.
   Al final de sus días, ya octogenario, le concedieron al pseudo sacerdote el premio primavera de novela, y no pudiendo conciliar el sueño por los escrúpulos de conciencia, visitó cuantos chamanes, gurús y brujos pudo subiendo y bajando por los más inhóspitos lugares enfrentándose a las fieras, y en un acto de contrición lo donó todo a la causa indígena allá por el océano Índico, donde había tenido lugar su quehacer misionero.
   Cuando regresaba a la base donde se alojaba unos bucaneros lo secuestraron pidiéndole un rescate, recordándole el tiempo que perteneció a la banda de timadores y estafadores del golfo.
   El Poder se puede encarnar en el dinero, armas, amor, odio, cariño, soberbia, intriga, envidia, celos, pero no es menos cierto que radica en la mente, rivalizando con la fe que mueve montañas, porque según se descuelgue uno por la ventana de un precipicio, campo de rosas o playa nudista las esencias de Poder se irán nutriendo de tales virutas o sustancias generando el corpus del pensamiento en las altas torres de la mente.
   Piensa, ama y haz lo que quieras...era la apuesta agustiniana.        
   Será harto elocuente señalar que el esteta, cirujano, investigador o científico al bucear en sus respectivas aguas tan sutiles y resbaladizas, no echen en el olvido que el camino de la humildad será el factor más influyente a la hora de alcanzar las metas anheladas.
   A veces hay quien al disponer de ciertos privilegios, recursos o algo semejante se cree estar por encima del bien y del mal o de lo que hay a pie de calle, semáforos, aceras, códigos, leyes e incluso el respeto al prójimo, llevándose por delante todo cuanto encuentra a su paso, saltándose los controles o burlando las pautas más elementales, poniendo en práctica el triste dicho popular, el pez gordo se come al chico, en una macabra acción que clama al cielo, por lo que hay que apostillar y puede que muy a su pesar que "no hace daño quien quiere, sino quien puede"...
   Como ocurre con la pertinaz gotera que paulatinamente horada la vivienda o cimientos de la vida, la gota que colma el vaso.
           

         

domingo, 2 de septiembre de 2018

Aires bucólicos





Resultado de imagen de aires guajareños

Calleja a bajo con albarcas, algún chisme, cayado o sombrero
y un sol de justicia derritiendo el aliento.
Y cuando menos se esperaba aparecía la tormenta
ahogando los tormentos de la sequía.
 A veces a las puertas de la recolección olivarera
se le averiaba la pierna a algún vecino
impidiéndole arrimar el hombro con todo el dolor del alma.
La cabra tira al monte y, mientras el pastor dormía,
el vigilante lobo bailaba alegre la danza de la muerte.
El mulo, recién mercado en la feria de ganado,
retozaba a sus anchas con el reluciente ataharre.
Las rejas de la ventana de Dolorcicas
sostenían ruborizadas sus exuberancias al poyarse
para husmear en el ambiente.
Los geranios blancos y rojos en patios y patinillos
pedían guerra y sensuales bailes por sevillanas.
Las cáscaras de almendra se apilaban
en un discreto rincón, lejos del trajín diario
hasta caer en los infiernos de Dante.
El nitrato de Chile mordía la costura de los sacos
aguardando impaciente las tareas de labranza,
porque hay cosas que permanecen a la espera,
colgadas del tiempo o perdidas en la memoria,
como semillas que hablan de nosotros.
Y los higos chumbos en la espuerta, con cara de pocos amigos,
desafiando al personal.
Los higos secos en cambio, más dóciles,
se mantenían en ceretes no lejos del granero.
Y se recogía a besos el pan del suelo
en acción de gracias a nuestro Señor.
Por el camino de los secanos entre los almendrales
se llenaba de agua la calabaza o cantimplora
antes de la tórrida explosión o golpe de calor,
para no freírse como pajarillos,
apagando luego la sed y la ambición.
En gastronomía, sopa de tomate,
cazuela de patatas con los ingredientes justos
o guiso de hinojos con pringue de la matanza.
Y calzaban agobías de esparto los hombres,
pisando fuerte por los ásperos caminos manteniendo el tipo,
y lograr el milagro convirtiendo el jubiloso fruto de la vid
en cromática graduación, tinto, blanco, rosado o clarete.
Y en la copa del almez, al borde del precipicio,
se mecían coquetas y rebeldes las almecinas,
jugándose la vida los chiquillos, como si del árbol del ahorcado
se tratase, trepando por el tronco con vientos contrarios.
   Y llevaban los labriegos por asalariados caminos
bien pertrechada la talega entre palmares o matorral
bajando o subiendo por los Morros en el coche de San Fernando
para encarar las faenas del campo.
   Y se acarreaban del monte gambullos de leña
entre aulagas y cantos rodados para avivar el fuego de la vida
al calor de la chimenea quemando penas o contando cuentos.
   En ocasiones se echaba más leña al fuego
empeorando la situación, o vivía un infierno el retoño
por despotismo paterno, al querer meterlo en cintura 
a base de leña abusando de la patria y potestad.
   En días sin norte desfilaban por acequias y balates tocando
las trompetas los escorpiones propalando el pánico.
   A algunos vecinos les crujían las costillas
por el esparto traído a cuestas desde la sierra,
y luego, pleiteando pacientes, cosían tristezas, cestos,
o serones mejorando el exiguo jornal.
   Y llegaba cada año, como un ritual, la alergia,
rompiendo la alegría de primavera,
haciendo de las suyas en bolsillos y gargantas,
no habiendo forma de destejer la trama de los días.
   Luego asomaba la vendimia francesa entonando la Marsellesa,
como otra guerra de las Galias,
disparando balas de palabros en la torre Eiffel o Babel,
y llamaba más tarde a la puerta la monda o zafra,
compartiendo estancia o apero con el gorrino la familia,
con idea de hacerlo un hombre para la matanza del año que viene.
Y cargados de cabos y cañas de azúcar desfilaban los borricos
por caminos o calzadas pasando las de Caín,
mientras los muchachos más resueltos
chupaban el dulce jugo de las ubres.
   Y a su debido tiempo repicaba la alegría de la huerta
con aluviones de verduras, frutas y hortalizas
entre sudor y lágrimas y peleados riegos.
   En horas bajas o de malestar por acidez o flatulencia
se ingerían infusiones de manzanilla del valle con anís
u otros mejunjes, y cuando lo requería la niña de los ojos,
ponches de mil hierbas u hojas y ajos para el mal de ojo
saliendo airosos de entuertos o del huerto adonde lo habían llevado.
Los bailes en la plaza del pueblo generaban
no pocos malentendidos o celos entre los mozos
por las traidoras monedas de algún Judas
para intercambio de pareja,
cosechando saneados ingresos los mayordomos
para vestir santos las próximas fiestas
y hacer felices a visitantes y lugareños con fuegos
artificiales y sentidas serenatas de la banda de música
amansando a los más fieras.
Y haciéndose de rogar en su lento amarillear
iban madurando los empecinados membrillos.
En la era, extendidas las mieses, giraba el trillo arrastrado por las bestias,
levantando remolinos en la parva la ventolera,
disfrutando locos de contentos los chiquillos,
como si fuesen en trineos o montaña rusa.
   Y las páginas del libro de la vida con vistas al campo
que nadie leerá, oyéndose a lo lejos el cencerro
de las cabras rumbo al Barranquillo.
Y surgían las parejas rotas por las goteras o palos de la vida,
coincidiendo, en ocasiones, con el pregón callejero
del hojalatero como presagio de una cencerrada al rehacerse de nuevo:
"se restañan los en-seres agujereados de hojalata o porcelana".
   Y no faltaba la orgía de los quintos en la cita consistorial
preparándose para la puta mili, entregados al opíparo banquete 
de borrego o lo que se terciase bebiendo para olvidar.
Y como colofón el día de la Virgen, cual aurora boreal,
con fuegos musicales y artificios de danzas de fuego
repartiendo bendiciones y cohetes por callejas,
rincones o camino de la Cruz con la mochila llena de ilusiones.
Y luego venía el día de los enamorados y la Candelaria
con ardientes arrebatos y pasos quedos,
enfrascados los ensimismados comensales
en el cocinado del choto a fuego lento
en ameno cerro, encendidas las mejillas
de las muchachas, más si cabe, por las calenturientas
llamas de la lumbre, degustándose vinos de la tierra,
así como los vírgenes devaneos y seductores palmitos
embadurnados con los dulces brotes tempranos.
Y se hacían novenas y procesiones
pidiendo al cielo agua y el fin de las guerras
y malas calenturas;
y si la expectativas no se cumplían,
iban en romería a Fray Leopoldo, Virgen del Espino
o San Cayetano quedando intactas la fé y la esperanza,
implorando al Todo Misericordioso salud,
años de nieves, y un buen novio para la niña.