jueves, 16 de marzo de 2017

Escarabajo en apuros









Resultado de imagen de escarabajo boca arriba   






   Los célebres versos machadianos, "Caminante no hay camino, se hace camino al andar"... le sonaban a chino a Ángel Mancilla Rubio aquel día, al no poderse mover por haberse transformado en un escarabajo, estando para más inri patas arriba y de espaldas a la realidad, coincidiendo con la eclosión de la primavera.
   El siniestro suceso le acaeció de improviso, después de haber estado todo el año en pie de guerra preparándose con sumo esmero para la brega de la Semana de Pasión, a fin de ayudar en la medida de lo posible a la cofradía de sus amores, entregándose en alma y cuerpo, guardando los preceptivos ayunos y abstinencias, y asistiendo así mismo con el grupo a los pertinentes ensayos de tronos para ejecutar al unísono la tarea de costalero, y agradecer de camino los excelsos dones recibidos del Dios Creador, pero he aquí que de repente vio truncadas todas las esperanzas.
   No hay que olvidar, por otro lado, que a Ángel Mancilla Rubio le hubiese encantado pelear en los años jóvenes con todas sus fuerzas por obtener un puesto privilegiado en alguna misión evangélica allá por los confines del globo, cuando sus inclinaciones rezumaban fantasía y un mudo asombro, explayándose en aventuras celestiales.
   Por lo que no tuvo más remedio que reconocer públicamente que desaprovechó la ocasión de haberse enrolado en alguna orden religiosa como soldado de Cristo, por ejemplo, llevando sin cortapisas la Buena Nueva a donde hiciera falta, y le hubiese pesado menos seguramente que un trono, pero se durmió en los laureles.
   Y hubiese sido posiblemente la mejor solución para sus ideales soñados, realizando periódicas incursiones por el mundo pagano, arrancando la mala hierba y sembrando el dictado evangélico con la espada de la palabra, que era su fuerte, pergeñando todo con abundante facundia y la mayor naturalidad del mundo, dejando atrás los cantos de sirena, los desencantos y atónitos a propios y extraños.
   En tales circunstancias fantasmagóricas y exóticos escenarios brillaría como los chorros del oro, rumiando con dulzor lo que no está en los escritos, así por ejemplo, que iba bajo palio en un solemne desfile procesional, escuchando ardientes arengas, vítores y rogativas para que ablandase el cielo el corazón de las nubes y lloviese en abundancia engalanándose de hermosura los campos.
   En los irrefrenables hervores de juventud, anidaba Ángel Mancilla Rubio entre pecho y espalda un sinfín de ensoñaciones y sorprendentes quimeras, lamentándose, no obstante, en los círculos cercanos de la ocasión perdida, que a buen seguro le  hubiese catapultado a lo más alto, a un universo pletórico de gozos y máxima dicha, si consciente de ello hubiese asentado a su debido tiempo la cabeza y escuchado la voz del alma que en montañas o valles le hablaba sotto voce, impulsándole a escalar los más elevados peldaños eclesiales como, por ejemplo, haberse investido nada menos que de sumo pontífice, que era lo que acariciaba convencido en su fuero interno por sus cualidades y chance, cual niño que pide la luna, siendo transportado en esa milagrosa estela como obispo de Roma, bien en una nube o en la silla gestatoria con coqueto capelo, todo de blanco, sin mancilla alguna.
   Pero el tiempo echa por tierra a zancada limpia las campanadas de las doce uvas y los deseos más nobles, echando por trochas inverosímiles, ocurriendo que en mitad de los sueños se despertó A.M.R quedando literalmente para vestir santos, como popularmente se dice, siendo prácticamente a lo que se dedicó durante un tiempo sin aspavientos ni el menor regomello.
   Todo eso y no otros devaneos o proyectos era lo que hervía en sus entretelas y cerebro, y pensaba llevarlo a la práctica en la trágica semana de Pasión, entre otras cosas porque era harto devoto de semejantes ceremoniales, cuando de súbito le vino la transformación, y llegaba con la primavera cogida de la mano, como dos gotas de agua, cuando eclosionaban los capullos en los campos con el mayor fulgor, sembrando esplendores y alegrías sin fin.
    Y no comulgaba con los últimos designios divinos, ser un escarabajo, no quería que nada ni nadie se interpusiese en su camino, no conformándose con lo que le ofrecía el Todopoderoso, el verse en el espejo del río como un insignificante insecto, poniéndole todo patas arriba, impidiendo seguir el viaje de su imperiosa vida, que con tanta urgencia le apremiaba.
   Se le antojaba demasiado empalagoso y denigrante el martirio que engullía, acarreando todo un maremagno de contrariedades, mas si al menos recuperase algunas remembranzas y sonrisas de sus sueños de juventud, a lo mejor podría darse por satisfecho, y así poder participar en los ansiados pasos de la Pasión en primer plano o al menos como el que más, llamando la atención en el encendido cortejo pasional, oliendo a cera y humo, con evanescentes humos, y de ese talante pudiese domeñar su innata furia y aclimatarse al nuevo hábitat generado, matando el gusanillo de la edad de oro.
   ¡O témpora, o mores! Aquella ínclita época dorada de la vida de Ángel Mancilla Rubio, en la que soñaba con ser el primero en primavera, sonriéndole por los caminos las multicolores fragancias y las frescas fuentes, rebosando alegría y jovialidad terrenal.
   Y sobre la marcha, según avanzaba en la vida, hizo un alto en el camino y recapacitó con firmes argumentos sobre su vocación divina, considerándose envidiado en cierto modo por las rutas que exploraba, creyéndose en su interior que iba en olor de santidad, destilando agua bendita o exacerbados elixires de admiración, alimentando el ego con afectuosas reverencias y golpes de pecho, discurriendo tan feliz y envalentonado al cuajar en la tierra que pisaba la semilla de su palabra, aunque mirando por encima del hombro a la turba, que se agolpaba expectante en torno a él, elogiando las rutilantes y luminosas dotes de predicador, cual otro fray Gerundio de Campazas, alias Zotes, narrando incluso lo que no viene en los libros bíblicos, ensartando de carrerilla un rosario de chascarrillos y legendarias hazañas divinas y humanas, sintiéndose todo un ungido de la mano divina.
   Y de golpe y porrazo le sacudió la terrible hecatombe, el mal trago que se le ofrecía sin venir a cuento al amanecer, convertido en un vil escarabajo de espaldas al día a día, llegando a ser un juguete en manos de los niños o el hazmerreír de visitantes y residentes, como si desfilase en un pasacalles con gigantes y cabezudos en los fiesteros actos del pueblo.
   Ya en plena faena procesional, cuando sonaban los toques de corneta de la banda de música y el redoble de tambores marcando el ritmo por las callejuelas del pueblo se le encogía el corazón, sudando la gota gorda, y se mordía la lengua, que la tenía ennegrecida de tanto usarla, aguantando el chaparrón para no pedir a gritos ¡auxilio! ¡socorro! ¡sacadme de este caparazón!, rodando como iba por los suelos, como auténtico escarabajo patas arriba, lo que le impedía pregonar las aventuras, sus batallitas, y menos aún cultivar los campos de la ciencia grecolatina, aunque utilizase latín macarrónico, o de la flora, plantando tubérculos, fresas, lichis o cítricos.
   Y como no le quedaba otra, al no haber llegado a saborear las mieles de pontífice ni fraile ni misionero con la cruz, ni haber estado partiéndose el pecho por tierras remotas sembrando sus conocimientos, los que había ido asimilando a su imagen y semejanza, pues necesitaba una salida digna como el comer, aunque acorde a las posibilidades de escarabajo y a las expectativas de su ensimismamiento en los vaivenes divinos, flotando siempre por encima de las turbulencias mundanas, y en ese remolino de aguas rebeldes, desquiciada casuística y entreverados mundos de colores, tuvo la feliz idea de lanzarse al barro de costalero de la Pasión, sudando la camiseta como el que más.
   Así fue como logró A.M.R resarcirse de las cenizas, disfrutando de sus embelesados y humeantes aires semananteros, demostrando per se su valía, el haber sido elegido por las alturas el discípulo fiel, pese a haberse quedado, sin embargo, tirado en la cuneta como un escarabajo, olvidado del mundanal ruido y a escasos metros de una isla liliputiense, al no haber alcanzado mayor envergadura para otras empresas de acarreo de materiales con mayor fundamento humano.
   En los avatares que acontecieron en el transcurso de la nueva vida, se vio privada la criatura de los más elementales paños calientes y así mismo de lo último a lo que aspiraba, ir de penitente destilando brillo, humo y cera, y no tuvo más remedio que ir apagando los chispazos de egolatría con la llegada de la luna menguante y un rictus rojizo junto a las escandalosas ojeras por mor de las largas noches de vigilia pascual.
   Y lo que de verdad contaba, tras el trajín de tan megalómano follaje, era lo que todos los más íntimos advertían incrédulos, que su batallar tan exasperado y vibrante por los senderos del vivir (y más ahora como escarabajo patas arriba) se había visto tronchado bruscamente por un viento huracanado, sin preguntar lo más mínimo sobre su última voluntad, asomando de súbito por la ventana a la par que la primavera.
   Y de esa guisa, envuelto en una aureola de impotencia y humillación extrema, se calzaba Ángel Mancilla Rubio los zapatos rojos  aquella mañana con todo el dolor acumulado en los negros días de su existencia, cuando la Divina Providencia le negó la Luz de la razón, otro siglo de las Luces, para superar con garantías los badenes de la vida en sazonada cordura entre cofrades y hermanos del mundo, viéndose obligado a apechugar con lo decrépito, lo vejatorio o los crematísticos tejemanejes coyunturales quedando a la luna de Valencia, resultando ser todo al fin la escenificación de una singular cremá de noche de San Juan con los judas de turno, las frágiles figuras y los tupidos ramajes burlando al personal, que ardían en la hoguera de las vanidades.
   En el fondo, el frac que llevaba el escarabajo era en realidad el auténtico y un plagio el que utilizaban los mortales en los disfraces.
   El fin corona la obra, sentenciándolo la frase, "Vanitas vanitatum et omnia vanitas" (Vanidad de vanidades y todo  vanidad)

                                                    

viernes, 24 de febrero de 2017

En la duodécima uva, Carmen pensó...





Resultado de imagen de flautista hamelin

   En la duodécima uva, Carmen pensó, ha nacido una nueva mujer, una mujer de bandera, dispuesta a comerse el mundo sin remilgos, batallando, riendo, llorando, disfrutando, laborando o viajando placenteramente a los sitios calientes o a lo que se tercie, pero eso sí, apostillaba, menos chica de alquiler cualquier cosa, lo tenía muy claro Carmen, pues recordaba que su abuela, que en paz descanse, lo pasó regular yendo de palacio en palacio, de diligencia en diligencia, de claustro en claustro o sacristías viéndoselas con reyes, príncipes o patriarcas a hurtadillas, llegando a utilizar los disfraces más raros o porno de la corte, recibiendo los oropeles y pompa propios del rango, pero a la hora de la verdad si te vi no me acuerdo, quedando todo en agua de borrajas, como piedra que cae al vacío, sin que nadie del círculo diese fe de tan ensoñadas andanzas palatinas, y menos aún pasar a la historia a través de trama novelística de Pérez Reverte o de Ken Follet en obras como El capitán ala triste o El invierno del mundo o La clave está en Rebeca(o mejor en Carmen) o algo por el estilo.
   Y se sentía desengañada a más no poder después de tantos sacrificios y emociones reprimidas, no arrojando su vida ni una brizna de fiel recompensa o cariño compartido, tan necesario para ella, sobre todo cuando se hallaba tan deshilachada a veces, viéndose encima sola, cuando el frío le apretaba el corazón y encogía el pecho no pudiendo enderezar autocomplaciente la pechera oyendo melodías que le alegrasen el alma o la llevaran en volandas al paraíso de los sentires, como aquella canción de Mecano, "Es por culpa de una hembra, que me estoy volviendo loco, y no puedo vivir sin ella, pero con ella tampoco, y sin este mal de amores, a mi no me mandes flores"...
   Era el reto que se propuso al despuntar el alba del nuevo año armándose de valor para decir basta, no amedrentándose ante los obstáculos por abultados o traicioneros que fuesen, y no caer así mismo en la torpeza de ahogarse en un vaso de agua.
   Y se dijo así misma con toda solemnidad, de ahora en adelante borrón y cuenta nueva, y mirarse con unos aires más tiernos y constructivos, a fin de no ser una persona blanda que se arrugase al menor resbalón u hosco aspaviento externo.
   Y saboreaba en sus intimidades los secretos impulsos que la empujaban a seguir por los caminos soñados, convencida de que le llevarían a las cimas de la felicidad, permitiéndose al menos los fines de semana gozar, soltándose el pelo en salones o boites de moda o retozar con la pandilla por risueñas travesías o perfumados jardines disfrutando de los ambientes alegres que se le pusiesen a tiro.
   Y por diversas motivaciones particulares e intereses creados, no figuraba en su agenda engendrar retoños ni tampoco hacer votos de castidad en un convento reviviendo las vivencias de la novicia doña Inés, escuchando los requiebros del conquistador,  
Cálmate, pues, vida mía;
reposa aquí, y un momento
olvida de tu convento
la triste cárcel sombría,..., sino más bien ansiaba vivir la vida, y picotear por aquí y por allá libando el néctar de los encendidos encuentros.   
   Y en ésas andaba recreándose Carmen cuando crujieron sus cochuras, y pensó, qué poco dura en ocasiones la alegría en los estados carenciales, pues a las primeras de cambio le faltaba tierra bajo los pies o autoestima y algún dinerillo y el maldito número secreto de la contraseña del código exigido en el peliagudo compromiso emprendido así como para conectarse a Facebook, dado que todos los días no toca el gordo, ni se tienen las ideas tan claras, ni siquiera lográndolo de tapadillo o por un privilegio de los dioses, esperando que haga milagros para satisfacer los caprichos de la gente, dando ingenuamente por sentado que fuesen muy dados los dioses a regalar dones como caramelos en la cabalgata de Reyes, y de esa guisa repartir justicia, sabiduría, fortaleza y templanza, que ya preconizara Platón en su trascendental filosofía, ahora llamadas virtudes cardinales por los doctores de la iglesia, por lo que andaba Carmen de un tiempo a esta parte pachucha, algo compungida y nerviosilla, sin ganas de comerse una rosca del Algarrobo o una Maritoñi ni mirarse al espejo, con los nervios a flor de piel y el ánimo por los suelos. 
   Nunca se había visto en tales coyunturas, gracias sobre todo a los buenos propósitos del comienzo de nuevo año.
   Era muy aficionada a la introspección, y al hacerse interiormente una especie de chequeo, reflexionando sobre el paso de la pubertad a la adolescencia, intuía que había algo en su cuerpo que no casaba con su idiosincrasia, extrayendo rasgos extraños con el resto, como si sus partes estuviesen descompensadas de algún modo, y un loco día de imprevisibles y alienados encuentros atisbó en presencia de un amigo los primeros resplandores del viscoso semen en sus propias narices, y no daba crédito a lo que veían sus ojos, se había imaginado que debía de ser algo divino, mágico, y al contemplarlo de repente lo percibió como algo simple, inofensivo y voluble, incapaz en apariencia de llevar en sus entrañas un germen de vida, como lleva el huevo, que enhuera y engendra vivos pollillos, o la semilla de la cebolla que se desarrolla crujiente y crece con toda pujanza, y cuál no sería la sorpresa cuando le comunicó de sopetón el galeno en un reconocimiento rutinario que ya podía parir, así como suena, traer criaturitas al mundo, al hallarse en la edad núbil, siendo ella tan corta, inexperta y reservada. 
   Porque quiérase o no era ella y nadie más la que tenía que apagar los fuegos, elegir un amor pisando las huellas del ayer, no pudiendo hacerse la remolona alegando con artimañas que con un dolorcillo en el vientre o súbitos vómitos no saldría a la calle, o que tenía barrillos y se veía horrible o empeñarse en que el pecho no le cuadraba, sintiendo un seno más alto que otro, provocándole no pocos quebraderos de cabeza, aunque los raros antojos de antaño con los eróticos lunares en las partes íntimas ya los había superado.
   Y no había otra, debía labrarse un porvenir, y buscar los medios para salir del atolladero en que se viese envuelta, y si por un descuido quedase en estado de buena esperanza tras fugaz y alocada metedura de pata, o si por un casual se le ocurriese cruzar el charco y brincar a otros continentes y fuese preciso seducir a impostores o desactivar agravios o desdenes de misoginia que brotasen en derredor, pues ponerse manos a la obra, estando preparada para solventar cualquier papeleta que se le presentase.
   Por otro parte le conmocionaban sobremanera estos enredados vaivenes y demás elucubraciones, y los interiorizaba religiosamente, desgranándolos meticulosamente cual monje en el cenobio miniaturizando góticas grafías en breviarios o misales, y para fortalecer las estructuras cognitivas y la memoria consultaba con parsimonia dudas de todo tipo en el diccionario o enciclopedias del abuelo y en recortes de prensa, como el Dardo en la palabra de Lázaro Carreter que guardaba en un viejo cajón, o recurría a la socorrida Wikipedia, aunque Carmen prefería completar el racimo informativo saliendo a la calle a estirar las piernas y airearse un poco, yendo a la hemeroteca más cercana.
   Fue el agravio la primera provocación seria que se cruzó en la nueva vida poniéndola firme, y aparecía con los ojos algo hinchados y una voz ronca y rota, aunque melosa y encantadora, y las mayores posibilidades de que con su arte y desparpajo se cumpliese el sueño, y fuesen más que suficientes sus armas de conquista en el mercado de invierno, bien tras los pasos de un acaudalado banquero ruso o de un apuesto caballero, por lo que no tuvo más remedio que vérselas en mitad de la encrucijada concertando las citas oportunas con miras a intercambiar pareceres, gustos, cuitas, intereses, corazonadas u obsesiones, y tras los pertinentes y puntuales encuentros acabó sin llegar a conclusión alguna, porque Bartolo, el apuesto caballero al que adoraba, y que evocaba al flautista de Hamelin con las dulces cadencias sinfónicas, últimamente no atravesaba por sus mejores momentos, pues renqueaba por las severas secuelas de una maldita ciática, y para colmo el día del encuentro le entró un hipo atroz, algo descomunal, sintiéndose turbado y haciéndose de rogar, y se quedó deshojando la margarita sin saber a qué carta quedarse.    

jueves, 9 de febrero de 2017

El loco


Resultado de imagen de un loco

   Lucio, además de la luz que contenía su nombre, suspiraba por aumentar su caudal y evadirse del mundanal ruido, viajando siempre que podía a lugares de ensueño, no calibrando los raros enigmas que le aguardaban en el futuro ni por asomo.
   En uno de los últimos viajes que hizo pensó que había hallado los pilares del ser humano cuando, al cruzar una calle de la ciudad, se topó con unos grafitis en la fachada de una vieja casona con estrellas y soles en el frontispicio donde se podía leer, dando testimonio del fulgor de su mirada, "si te tragas todo lo que sientes, al final te ahogas".
   Pasaban las semanas y los meses y continuaba con la sana costumbre del proverbio latino, nulla dies sine línea, ningún día sin aprender algo, observando lo que le rodeaba, hojeando la prensa, indagando en la lectura, y en ésas andaba cuando vino a descubrir algo que le llamó poderosamente la atención, "hagamos que todos los días sean buenos para ti y para quienes están a tu lado", regresando a continuación a su habitáculo, al parecer con las pilas cargadas dispuesto a comerse el mundo, pugnando por llevar a la práctica aquello que había engullido en las fugaces escapadas, ricas viandas y seductores caldos juntamente con las reconfortantes sentencias y reflexiones que sin duda le arrojarían más luz en los titubeantes latidos del vivir partiendo del axioma, vida sólo hay una, y es para vivirla, zambulléndose en las aguas del carpe diem.
   Y entretanto seguía rumiando, sin prisa pero sin pausa, remembranzas, pensares o sigilosos posos, mientras el pecho estalla de risa, no hay monstruo que le gane, o aquél que predice que de la risa nace el amor, toda vez que nada pasa por casualidad, sino al conectarse con lo que vibra, generando un mundo consistente y nuevo según las frecuencias.
   Y no se daba nunca por satisfecho, escarbando en las andanadas aforísticas, Ama, llora y disfruta cada instante, porque no se sabe hasta cuándo estarás aquí, y sin preocuparte en exceso del qué dirán, pues ni siquiera Dios ha caído bien a todo el mundo.
   La actitud lo es todo. Reír y reír sin motivo, reír porque sí
   Aquel fin de semana, conforme viajaba como otras veces, hizo un alto en el camino, sentándose a la vera de una fuente de agua cristalina, y empezó a desmenuzar todo cuanto llevaba en la mochila, quedando un tanto atolondrado con las frívolas máximas, dimes y diretes e incoherencias que a cada paso cosechaba por los medios.
   Sin ir más lejos, en la esquina de la calle por donde transitaba aquella mañana vio escuálidos canes clamando al cielo, muertos de hambre, que en un tiempo fueron decoro y paño de lágrimas de sus dueños, y acicate para enfrentarse a las adversidades de cacería o amigos de lo ajeno, no perdiendo con su ayuda el tren de la vida, amistad (el mejor amigo), convivencia o bienestar, habiendo sido fulminados con la celeridad del rayo.
   Al cabo de un tiempo, según caminaba por los vericuetos de la vida, le empezaron a caer las mayores desventuras. Su fortuna se desmoronaba como castillo de naipes empujada de súbito por un crujido bursátil cebándose con él.
   Era algo inenarrable, de espanto lo que le ocurría. En el viaje que hizo a Venecia el tren en el que viajaba descarriló con tan mala fortuna que perdió a su pareja, salvándose el retoño de siete añitos de puro milagro.
   Años después, cuando cumplió el rey de la casa las ocho primaveras, tuvo el gusto de regalarle un safari por Tanzania para que viese vivos y en su salsa a los animales de la selva, pero como las desgracias no vienen solas, en el transcurso de la visita le secuestraron al hijo unos desalmados por la fiebre del dinero, pidiendo un elevada suma por el rescate, y apareció el cadáver flotando por las negras aguas de un fétido riachuelo cuando ya había reunido el importe exigido.
   En no pocas calendas, se desayunaba Lucio con irritantes informaciones sobre desamparados lloros de criaturitas arrojadas a un contenedor apenas abrir los ojos, recibiendo un corte al amanecer.
   Y no quedaban ahí las decepciones, pues raro era el día que no aparecían hasta en la sopa noticias de embarcaciones a la deriva denominadas pateras, así llamadas probablemente por el uso en un principio para cazar patos, utilizándolas ahora los emigrantes para huir de la miseria pateando continentes en busca de una vida más próspera, lo que ha dado pié a que se las considere como algo exclusivo de ellos.
   Por otro lado, no podía digerir Lucio el relato de las legiones de hipotecados viviendo en vilo, que no les llegaba la camisa al cuello, no sabiendo cuándo es día de descanso ni cuándo las noches son, o si inmolarse como un Cristo o pegarse un tiro y acabar de una vez, acallando las voces que le asediaban noche y día tachándolo de explotador, irresponsable o hijo de nadie y no de algo, como en otros tiempos, los quijotescos hidalgos.
   Lucio, anhelaba más luz, y algo dulce en que entretenerse y chupar como la cañadú, o quizá un faro que le iluminara  y aconsejase, o una tierna voz que lo envolviera con sus cálidas cadencias rescatándolo de la fría intemperie, dando sentido a las vibraciones existenciales.
   Un loco ajetreo de idas y venidas le había provocado la pérdida de la paciencia y la compostura, y llamaba como un desvalido a la puerta de las conciencias, de la cordura, del sentido común lleno de rabia, cuando los ERES de las empresas les volvían la espalda a los trabajadores, abandonándolos a la buena de Dios, o cuando las embarcaciones huérfanas de alimento y cariño pateaban arenas movedizas trasportando almas en pena, desnudas al crespúsculo, oliendo a muerto en las travesías.
   Y no pudo superar Lucio tantos ardides, metralla y ruindades en sus cúpulas sensoriales, y le fue sacando de quicio y secando paulatinamente la savia de las venas, de los remos y los proyectos del árbol de la vida como al olmo seco de Machado.
   Y sin más rodeos, elaboró un plan para acabar con su vida, tirándose desde lo más alto que columbrase en el horizonte, pero lo pospuso buscando una salida más digna pese a que todas las puertas se le cerraban, y en vista de ello tomó la determinación de llamar la atención, entrando de incógnito en paños menores (porque su figura era harto famosa en los medios por haber sido embajador en la ONU y en la Santa Sede) en hoteles de siete estrellas por la puerta de atrás, o disfrazarse de felino o erótico simio o representar a veces las danzas medievales de la muerte en plena calle, siendo el hazmerreír de la muchedumbre.
   Por las mañanas se disfrazaba a lo halloween, yendo de esa guisa al mercado central de la ciudad sin sentido del ridículo, y hacía sus necesidades en la verdura implorando la justicia de los dioses, pidiendo que llegasen las célebres plagas de Egipto o el diluvio universal, profiriendo a los cuatro vientos que la verdura social se exhibía en los puestos de venta mezclada con las ignominias, las insidias y la doblez humana, no percatándose la gente de ello.
   El deterioro personal de Lucio le fue dejando en evidencia, dilapidando su reputación de equilibrado, de estrella profesional, deshilachándose las coyunturas de su figura, aunque controlaba los impulsos carnales, los homicidios o las venganzas del pez gordo que  pisoteaba la ley apontocado en la tiranía y la usura, llevado en volandas por la locura de los débiles.
   Al cabo de unos días, se difundió por la comarca la noticia de una persona perturbada y peligrosa que circulaba por las calles de la ciudad, y con las mismas acudió la policía fuertemente armada acordonando la zona para capturar a Lucio, que campaba a sus anchas por aquellas avenidas haciendo de las suyas, cortes de tráfico, explosión de bombas caseras o reivindicaciones de todo tipo en pro de los menesterosos, que dan su vida sin lograr ninguna redención, apostillaba.
   Y jaleaban por la ciudad a bombo y platillo los chiquillos, ajenos a los desengaños de Lucio, chillando a grito pelado en un coro infantil, que viene el looooco, que viene, cerrad rápido puertas y ventanas antes de que sea tarde, y el lunático, con la cabeza bien alta y encendidas las luces de la razón, blandía la espada de la desilusión, llorando de rabia e impotencia, clamando al cielo auxilio y esperanzadores propósitos por una nueva primavera preñada de luz, sin terremotos humanos ni envenenados temporales con recortes de muerte que a nada conducen si no es a la soledad del cementerio.
   El fulgor de su mirada rechinaba con furia a través de los tambores de las conciencias en lontananza.   
   El perturbado lidiaba toros desquiciados en las plazas, y mantenía idilios con los más ingenuos, mondándose de risa por conseguir que el pueblo recibiese del estado lo que necesitaba, un sustento cuerdo, digno, de libre albedrío.
   Y en esas ofuscaciones y desconciertos andaba Lucio, cuando de pronto fue a retirar a un muchacho tirado en mitad de la calle, y vino un coche y se lo llevó por delante, pasando a mejor vida.      

                                            

                                                                                                                                                                                         
                               
           
   
   

       



sábado, 21 de enero de 2017

Objeto







Resultado de imagen de maquina loto
                                         
                                                                                         
                                         

   En un principio nadie lo creía. Pero poco a poco el affaire fue tomando cuerpo, y se enrareció tanto que la autoridad municipal no tuvo más remedio que tomar cartas en el asunto preparando un bando que pregonó el alguacilillo:
   "Por orden de la señora alcaldesa de la villa se hace saber, que a partir de las cero horas de esta noche los agentes locales vigilarán a las maquinitas verificadoras de premios de loto, quedando prohibido terminantemente acercarse a ellas bajo multa de mil euros".
   La gente estaba que ardía, desnortada, pues no se sabía si las malditas ME habían perdido el seso o iban a su bola por capricho, sedición o quizá se dejasen llevar por el vicio del pillaje, cual auténticas ludópatas, cumpliendo a rajatabla el lema, aquí te pillo y aquí te desplumo.
   No contentas con ello, ampliaron el campo de acción, saltándose las normas a la torera abandonando los enclaves y desplazándose con la casa a cuestas por caminos y veredas asaltando a los viajeros, robando carteras a troche y moche, llegando incluso a perpetrar secuestros exprés, unas fechorías incalificables a todas luces, que nada ni nadie podía justificar.
    La cosa estaba bastante peliaguda, llevándose a las criaturitas drogadas a un corral de cabras de los muchos que pululan por los cerros de la jurisdicción, si bien tendiéndoles tentadores señuelos.
   La gente, que ya de por sí es descreída por naturaleza, a veces ni tan siquiera creía lo que predicaba el padre cura en el púlpito, empezó sin embargo a creerse el bulo que corría en el boca a boca, imaginando que iban a enriquecerse de la noche a la mañana.
   Fueron unos tiempos duros, convulsos, en los que los hijos desconfiaban de los padres y los asalariados de los amos y viceversa. Era un mundo al revés, todo confuso como la torre de babel, yendo cada cual a lo suyo ingeniándoselas como podía, no saliendo muchos a la calle por si las moscas.
   Cundía el pánico, y se expandía como el humo, especialmente entre niños e impedidos por la ola de chantajes exprés. Había quienes se sentaban a la puerta de la casa resignados esperando tiempos mejores, o lloraban de rabia o alegría según la dirección de las emociones, implorando a los dioses, a las brujas  o al mismo demonio.
   Sin embargo, había barrios que montaban orgías o movidas alegremente, celebrando por adelantado las buenas sumas que los muy ilusos esperaban embolsarse si tuviesen la suerte de ser secuestrados por las famosas ME.
   Cuando se celebraba el día de la Virgen, se aprovechaba el bullicio de la gente junto con el lanzamiento de cohetes para intercalar drones de colores con mensajes de lo más divertido y gracioso, aunque algunos, según los gustos, los consideraban obscenos, ejecutándose en el aire un abanico de números circenses de ensueño.
   En días de oscura y densa niebla, similares al ambiente londinense, se sentían como embelesados los residentes, haciendo cábalas hasta la saciedad con los premios que recibirían si tuviesen la fortuna del secuestro, y se les llenaba la cabeza de fantasías, de mudo asombro, y no se andaban con chiquitas a la hora de reservar viajes de todo tipo por internet, incluso interplanetarios de luna de miel sin escatimar gastos.
   Las ansias y la imaginación se habían desbordado hasta límites insospechados, y la muchedumbre no dejaba títere con cabeza.
   Mientras tanto, Nicolás se movía de un  lado para otro indeciso, estando en la cuerda floja al no tenerlas todas consigo, y se entretenía en juegos de tronos sui generis con las ME de la loto (que sustraía por las noches), o bien las descomponía como un puzzle insertando pendientes o tatuajes de zorros, alacranes o linces disfrutando como niño con zapatos nuevos, pero a veces se sublevaban las ME mordiendo con saña.
   Había días en que la vena creativa le llevaba a beber en otras fuentes artísticas, componiendo música psicodélica con la maquinita robada, aprovechando el vano que lleva, como la caja de resonancia de la guitarra, causando su estruendoso ruido no pocos estragos en el vecindario, impidiendo llevar a cabo la labranza, perjudicando seriamente a una gente harto trabajadora, tranquila, sencilla y silenciosa.
   Andando el tiempo y buscando otras metas, empezó Nicolás a recorrer mundo, cual otro quijote, pateando lo que no está en los escritos, guiándose con el GPS por los lugares donde hubiese ME (o acaso mejor llamarles ovni, objetos no identificados violadores de premios, porque nadie hasta la fecha ha descifrado sus errores funcionales), no olvidando los espacios más emblemáticos, donde se rumoreaba que ataban los perros con longaniza, trasportando los caudales de los premios en gigantescas sacas en trenes de cercanías, y apuntaban que sucedía en aquellas comarcas porque los pobladores eran los más necesitados del globo, y la necesidad obliga, y los objetos son los primeros en cumplirlo y hacer gracias en pro de los indigentes (no así el corazón humano), suministrando el sustento vital, aunque fuesen a fin de cuentas los mandamases los que trincasen lo gordo, dejando las migajas para los menesterosos, unos raquíticos aliños o regalías de drogadicción para ir tirando.
   Y como el que no hace la cosa se disfrazó Nicolás de mochuelo, volando por los más intrincados vericuetos, rincones y tejados con el propósito de inspeccionar la conducta de las maquinitas, cerciorándose in situ del correcto funcionamiento.
   Mas de pronto le acaeció algo extraño. Se le pegaba la sábana al cuerpo, y el suave roce le dolía como si todo el cuerpo estuviese en carne viva.
   En cierto sentido se encontraba así, con el alma a flor de piel y una desazón que le impedía conciliar el sueño, interviniendo su progenitora.
   -Nicolás- la voz de su madre le molestó- deberías acudir a un médico. No todo el mundo puede superar un duelo sin ayuda.
   Ella lo abrazó, queriendo confortar la ausencia de su pareja muerta a manos de una ME de loto en noche vieja, después de las doce uvas, en mitad del revuelo y los brindis, cuando todo el mundo celebraba la entrada del nuevo año.
   Él quería olvidar todo cuanto antes.
   Pero desconfiaba de casi todo, y fue apilando los recibos de loto que veía tirados por el suelo o en los contenedores, pasándolos de nuevo por las mismas narices de las ME para verificar si hubo anomalías en los pagos, pues quería llegar hasta las últimas consecuencias, si era ajeno a ellas y se debiera a alguna enfermedad rara habiendo perdido la sesera y la honradez, cayendo en lo más bajo, en lo maquinal y mezquino, sin facultades para realizar tales labores.
   Últimamente estaban cometiendo auténticas barrabasadas, no habiendo manera de pararlas, toda vez que se les subió a la cabeza el orgullo de la casta, y seguían en sus trece, negándose a ser reconocidas como dios manda en una clínica de confianza, como otro paciente cualquiera, a fin de salir de dudas.
   No obstante resultaba que por los desfalcos y otros nubarrones, se les veía el plumero a las ME de la loto. Se vislumbraba en el rabillo del ojo los tejemanejes que articulaban, rebañando todo el montante de premios a pesar de ser advertidas por la autoridad, y lo disimulaban descaradamente, haciendo esperpénticas payasadas, el pino, cortes de manga o el canto de la perdiz entre otros, burlándose de todo el mundo, sabiéndose a estas alturas de la historia que la cosa estaba más clara que el agua, y farfullaban entre dientes los apostantes, "coño, mira si no, aquí lo tengo, clavado, el mismo número 011103, pero verás como no cobro".
   Si miraba alguien fijo al rostro del objeto se percataba de que no estaba sano, pues no abría ni cerraba los ojos y la boca con naturalidad, como cualquier persona, notándose algo fuera de lo común, como un ictus o la enfermedad del zika o la gripe aviar, o bien le hubiese mordido el ratón Pérez, vete a saber, o tal vez fuesen las secuelas de los pantagruélicos atracones de la última Navidad, queriendo vengarse de las personas remedando los desmanes humanos asistiendo a francachelas y opíparas cenas de cordero o mero según tirasen hacia al mar o tierra adentro.
   Las olivas del campo, al igual que las patatas a lo pobre o puerros también les seguían el compás, a buen seguro que tenían mucho que ver en tales trapicheos, toda vez que la cebolla, el ajo y la guindilla con los lloros y picores resistían, pero el resto comulgaba con el juego de la ME de loto, el aquí te pillo y aquí te desvalijo, ya que las ME del globo se habían confabulado configurando un plan para ejercer la tiranía y la usura en el mundo. 
   El comportamiento parecía calcado de los usureros decimonónicos.
   Las maquinitas no trituraban dinero empapelado, después de todo resultaban delicadillas, sino que lo empaquetaban con mucho mimo, y era indigno ver lo que hacían con la gente que llegaba a sus aposentos con lujosos gabanes, puros y sonrosados rostros por los lingotazos, tratándolos a cuerpo de rey, dándoles el tratamiento de majestad, vuesa merced, usía, vuecencia o cariño mío en bastantes ocasiones, en cambio a los que arribaban en bici o con la lengua afuera por los sudores de la vida o las cuestas de Panata o la Torrentera les guiñaba con muy poca gracia haciendo gestos lujuriosos.
   Había quienes no llegaban a percatarse de la miasma que bullía en su aura sobre todo en días turbulentos, de recio temporal, en que los charcos crecían como si el llanto de las nubes quisiese ahogar la congoja y el dolor que sentían por el desmadre de las malditas ME.
   Y se inundaban de papeles mojados las calles, siendo increíble la letra menuda que se ocultaba detrás de los objetos expendedores, al descubrirse cómo se zampaban los ingresos de los ingenuos jubilados, que llegaban ufanos con los recibos de loto y el cuento de la lechera en la boca. Y se entabló un diálogo al respecto:        
   -¿Y no habría forma de hacer algo para evitar estos salivazos, y llevarlos a presidio de una vez? preguntó un vecino.
   Se fijó Nicolás en el ombligo que llevaba al descubierto el objeto expendedor e intentó hurgarle, y le miró como un borracho que ha perdido los papeles. Por lo que siguió urdiendo a ver si coordinaba, tirando del cordón umbilical para verificar hasta dónde llegaba el tufo, averiguando con no poca amargura que la ME era un testaferro del capital dominante.
   En esto que habló el objeto:
   -En absoluto, nada de eso soy, ¿por qué lo dice usted? 
   -Ah, amiga expendedora, el nombre lo connota, en el ombligo lo llevas.
   Los días de calma chicha les gastaban bromas a las ME, tirándole de la oreja cuando, como a Pinocho, le crecía la nariz, o le sacaban los colores tildándola de ramera, por comerciar con su bursátil cuerpo, vendiéndose al mejor postor.
   Algunos días le rascaba Nicolás la panza de jarra o el lomo a la ME, lo mismo que a su mascota, ofreciendo chuches para seducirla y vaciase los caudales, pero reaccionaba como una energúmena, tirando coces como un asno y sin ningún miramiento.
   Ya dice la experiencia que con paciencia todo se alcanza. Tras una exploración meticulosa en el quirófano para desentrañar los misterios que encierran las ME en tripas y corazón, se supo que eran objetos que gozan de muy buena salud pero sin entrañas.
   -Bueno, y entonces ¿por qué no se ha denunciado tiempo ha a la policía? preguntó uno que cruzaba la calle con la yunta de mulos.
   -No es posible -respondió un experto en cibernética-, porque entonces arrojarían desde su atalaya rayos encendidos fulgurando de súbito los cuerpos.
   Un día en que se encontraba bastante fatigada y aletargada la ME, se le ocurrió a Nicolás introducirla en una cafetera y enchufarla a la corriente, y cuando empezó a hervir salió volando como un murciélago, echando fuego por los ojos y haciendo espirales en el aire, colgándose luego boca abajo en un poste de la luz que había junto al transformador a la entrada de la villa.
   El caso era que los que pasaban últimamente los recibos de lotería por sus garras jamás los veían, se los tragaba como el dios Cronos las rocas, no cobrando nadie ni una perra chica.

   Al cabo de un tiempo la villa, avergonzada y enrabietada por tanto vilipendio, montó en cólera armando la de San Quintín, haciéndose de todo tipo de utensilios de guerra para la batalla, y la iniciaron echando agua hirviendo a la ME, como se hacía con los marranos en la matanza para arrancarles las duras cerdas, y acabaron descuartizándola, y cuando llegó el enviado del rey a la villa preguntando por los culpables para hacer justicia, respondieron todos a una, como Fuenteovejuna, el pueblo, señor.